Supralumínico
Killy y los hombres estrella
Miss Thorazine y la Gran Comedia Galáctica

SUPRALUMÍNICO

La primera impresión sobre esta tercera colección de canciones en la dilatada discografía de la banda liderada por Uve Martínez, productor también del disco, es la de una nueva entrega de un mismo género: post punk, densidad sonora, letras de imaginario cósmico y simpatía por la puesta en directo de la música original. En cualquier caso, en este tercer trabajo el propio Uve Martínez se ha desprendido de forma nítida de algunos pesos conceptuales del pasado. Tanto en Miss Thorazine y la Gran Comedia Galáctica (Criminal Records, 2002) como en Killy y los hombres estrella (Lunar Records, 2006) la imagen de un protagonista capaz de enlazar las diferentes historias (canciones) se apoderaba del protagonismo de las letras. En cambio, en Supralumínica, aunque la cohesión musical persiste y de hecho no deja de entrelazarse con sus anteriores trabajos, se percibe cierta libertad en los textos. Más que nunca, las letras de Peepshow están llamadas a una doble lectura, a tras ladar desde el imaginario cósmico y las incertezas de paisajes oníricos las historias más concretas y cotidianas de la banda. Aun así, la vocación de directo de las canciones, ha sumado inevitablemente una mayor cantidad de teclados y pequeños arreglos que vuelven a suponer un reto de cara a la puesta en escena.

-¿Cómo estáis aplicando todas esas capas al directo?
-Lo cierto es que lanzamos algunos teclados y arreglos puntuales, pero aun así hemos tenido que conseguir que la banda suene más llena que nunca. Y eso también ha sido un reto dado que no hemos tenido mucho tiempo para hacerlo.

Para lo que sí han tenido tiempo los tres miembros de Peepshow es de plantearse y replantearse el disco. Especialmente, tras la pérdida -por el momento irreparable- de un disco duro nuevo.
-Era un disco duro nuevo y se perdieron todas las primeras grabaciones. Tratamos de arreglarlo por todos los medios, pero ha sido imposible.

-¿Cómo ha influido eso a la hora de replantear las canciones? ¿Qué cambios se han producido?
-Lo cierto es que ha servido para que nos separásemos del ordenador y cogiésemos de nuevo las guitarras. Nos sentásemos y tocásemos las canciones de pe a pa y nos replanteáramos caso por caso si tenía sentido incluir esa canción en el disco.

-Habéis logrado sobrevivir a la situación, aunque os ha costado ocho años ‘levantar' el disco. Más allá del ‘incidente tecnológico', ¿os han retrasado más motivos personales que profesionales?
-Un poco de todo. Personalmente hemos tenido momentos complicados, pero de verdad que el tema del disco duro nos congeló porque había muchísimo trabajo adelantado. Es algo que no le deseo ni a mi peor enemigo.

-¿A qué se debe ese giro hacia lo cotidiano desde las ‘letras cósmicas' de Peepshow?
-Lo cierto es que se mantiene el lenguaje, pero lo que se cuenta ya no son historias tan metafísicas, sino más personales.

-Como por ejemplo en Fin del Mundo.
-Sí. Esta canción nació porque, de repente, no paraba de leer noticias sobre gente que anunciaba el fin del mundo. Es una canción llena de ironía, que trata de contestar a esto.

-¿Es posible que ahora, en este tercer trabajo, sean más palpables esas dobles lecturas en torno a las letras? ¿Crees que la gente lo ha percibido?
-La gente a veces escucha las letras y se queda con una primera lectura. Me imagino que pueden pensar, "¿estos de qué van, de estrellaos o de marcianos?". Pero sí, ha habido menos peso de la parte conceptual, del personaje.

-¿Te preocupa lo que la gente perciba?
-(Risas) La verdad es que no mucho...

-Seguís apostando por la ‘densidad sonora' (así lo anuncian incluso en su hoja promocional), ¿creeis que la actual forma de consumir música permite que la gente esté interesada en superar capas y adentrarse en estos conceptos?
-No, supongo que no. El canal es esencial para entender cómo y por qué se escucha música, pero al final los artistas están para pasar de eso. La gente se cansará de la supeficialidad o no, pero no podemos arrodillarnos ante el ‘quiero todo ya y junto'. Solo unas canciones, las mejores... ¿y quién ha decidido que son las mejores? La experiencia me dice que escuchar a bandas durante horas te lleva a otro nivel en el que te quedas flipado.

-¿A cuáles le has dedicado más atenciones recientemente? ¿Qué tipo de música ha podido influenciar Supralumínica?
-Lo que más me interesa ahora es el sonido que viene de Europa, más que de Reino Unido. Hay grupos que tienen un sonido muy peculiar, propio, muy interesantes, como por ejemplo Balthazar.

-Además de las guitarras, voces y composiciones, eres el productor del álbum. Desde este punto de vista, y también como productor de otras bandas locales, ¿a qué crees que se debe el habitual desprecio por la producción musical en la escena valenciana?
-Es una pregunta que yo también me hago. La clave, supongo es que este oficio aquí no está defendido por las bandas. La mayoría, por falta de presupuesto y de tiempo, no sabe lo que supone una visión externa de su música, un trabajo técnico que amplíe sus posibilidades. Es una figura que ha perdido capacidad y potencia, pero vuelvo a insistir en que la gente llega con presupuestos irrisorios a los estudios.

-Si se ha perdido en gran medida la intención de realizar una buena producción musical, ¿qué hemos ganado a cambio?
-Hemos ganado espontaneidad. Ahora lo que suena es completamente la firma de la casa, y ese concepto también tiene su interés. Es un movimiento que está provocando una avalancha de grupos de ‘nuevo folk', porque las producciones han de dejar respirar los lados más naturales o acústicos de la formación.

-¿A quién utilizas tú para tener una visión exterior de las canciones de Peepshow?
-Tengo una camarilla de amigos y personas de confianza a las que utilizo para ‘escucharme desde fuera'. Pero también hay que inventarse estrategias, como escuchar en diferentes ambientes, dejar reposar los temas durante días antes de volver a escucharlos...

Eugenio Viñas. Valencia Plaza

Cuando un grupo deja pasar ocho años entre un disco y el siguiente, además de por cuestiones económicas o personales, es porque o no tiene nada que contar o está cuidando con mimo y esmero cada detalle. En el caso de los valenciano Peepshow da la sensación que nos encontramos ante la segunda de las posibilidades. El esmero y la dedicación abarca absolutamente todo, desde lo relacionado con la música hasta el sobre en el que se hacen los envíos promocionales. Y algo que puede resultar frívolo o superficial para algunos ojos, se descubre como indicador del concepto que ellos tienen de su trabajo.

Sin embargo, por mucho cariño que le pongan, si no hay canciones, el asunto acaba descarrilando. Aquí, en su tercer álbum, las hay. Tremendamente adherentes, como ese himno de esencia ochentera y guiños noventeros (con prestamos de Radiohead) bautizado “Nuevas visiones”. Título que además sirve para definir un poco el filtro futurista que lo recorre, como la banda sonora de una película (o un videojuego) que se desarrolla en un mañana incierto. Post-punk que bebe del pasado, pero sin girar la cara al presente. Una suerte de rock cósmico salpicado de un halo de romanticismo bien entendido que les emparenta, por ejemplo, con Editors o Interpol.

Rafa Rodríguez Gimeno. Verlanga

1. ¿Por qué el nombre de Peepshow?
Peepshow viene del nombre de una canción de las primeras maquetas del grupo que luego, al adoptar el nombre el grupo, pasó a llamarse ’10 segundos’. La canción hablaba de un peepshow desde la perspectiva de un voyeur.
Tiene mucho sentido por el tema de la desnudez emocional y artística en las canciones.


2. Vuestra música parece tener gran influencia del Pop y el Rock británico de los 80, del post Punk, pero en la que puede encontrarse guiños a otros estilos.
¿Qué ha motivado este sonido en Peepshow?
¿Cuáles son o han sido vuestras influencias más directas a la hora de hacer música?

El sonido de Peepshow ha ido cristalizándose de una manera muy natural a partir de todo lo que hemos estado escuchando desde que teníamos uso de razón. Esto es Postpunk e influencias anglosajonas como mencionas pero también de bandas de aquí. Lo que pasa es actualmente ya no te planteas demasiado de donde vienen las cosas. A estas alturas te influencias de muchas músicas que pueden no tener tanto que ver con nuestras influencias base, aunque eso siempre está ahí. Me interesa mucho cómo se está produciendo música en el centro de Europa.

3. Vuestro tercer disco tras vuestro primer LP Miss Thorazine y la Gran Comedia Galáctica (2002), y el segundo Killy y los hombres estrella (2006) es Supralumínico (2014), un disco con 11 canciones de aire evocador y nostálgico, donde encontramos temas preciosistas donde tratáis temas variados, reflexivos, otros cotidianos de relaciones personales, de forma abstracta, metafórica,… con letras ciertamente impredecibles…
¿Qué podéis decirnos al respecto? ¿En qué os inspiráis para hacer las canciones?

Las letras tocan todo tipo de temas y están inspiradas generalmente en situaciones personales o visiones personales de situaciones que ocurren a tu alrededor. En realidad no creo que sean tan abstractas, quizá el lenguaje usado dentro de la música contribuye a crear esa abstracción pero si lees las letras en el libreto creo que es relativamente fácil entender por donde van los tiros. Me ocurre mucho que gente que ha tenido el álbum en digital, que aunque se incluyen las letras no están tan a la vista, han descubierto sorprendidos que el significado de las canciones a base de escucharlas varias veces es bastante accesible.
Creo que el contenido de las letras es muy importante.


4. ¿Por qué habéis titulado Supralumínico a este último disco? ¿Podéis contarnos alguna anécdota durante la grabación del disco?
Es una palabra que se refiere a la velocidad pero también a la cantidad de luz. Es el título de una canción del álbum pero también lo usamos como título del álbum un poco como una ironía.
En la época de promoción de ‘Killy y los hombres estrella’ un manager tildó el álbum de oscuro, como si eso fuera un problema, y cuando acabamos las nuevas canciones pensamos que entonces, en comparación con la anterior entrega, era un álbum con mucha luz. Un álbum supralumínico.
Es irónico porque desde luego no somos una banda happy. Se confunde fácilmente oscuridad con la profundidad. Y luego te surge la pregunta ¿oscuro en comparación a qué?

En cuanto a anécdotas de la grabación hubieron mil pero la primera que se me ocurre es la de las ondas Alpha.
En el control del estudio donde grabamos las baterías había un volumen exagerado y el equipo bajaba mucho en graves. Entonces había una zona en la parte de atrás del control donde toda la gente que se sentaba por ahí acababa alcanzando una especie de estado de trance con los ojos cerrados pero estando despierto. Una especie de estado entre la vigilia y el sueño. Parecía mentira que la gente acabara con ojos los cerrados con esa presión de volumen. Hacíamos pruebas con gente que venía a visitarnos y que no sabían nada y acababan cerrando los ojos. La teoría que se barajaba es que en la zona del control donde se colocaban estas personas recibían ondas Alpha que van desde los 3 a los 13 hertzios, que eran las que provocaban este efecto. Esto pasaba independientemente del brutal volumen del equipo de la sala.
Parecía algo esotérico porque la gente posicionada fuera de ese ‘spot’ no se veía afectada por estos síntomas.


5. ¿Qué expectativas habéis puesto en Supralumínico? ¿Dónde queréis llegar con este nuevo trabajo?
Si yo quisiera una copia de vuestro disco ¿cómo podría hacerme con ella?

Lo primero que pretendemos es recuperar el tiempo que hemos estado en ‘stand by’, retomar la confianza de los medios y del público con un álbum superior al anterior. Demostrar que estamos ahí para quedarnos y de momento el disco está teniendo una acogida excelente. En segundo lugar intentar llegar poco a poco a más público.

De momento todo lo que está disponible en formato físico CD se puede conseguir en la propia página web www.peepshow.es, y muy pronto algo de merchandishing.
También se puede conseguir en Discos Amsterdam de Valencia, aunque estamos hablando con tiendas de otras ciudades.
En digital se puede conseguir ya en la web y en un par de semanas estará en Spotify e iTunes. Pero también se pueden escuchar algunos temas de adelanto y los dos álbumes anteriores en peepshow.bandcamp.com Esto es en cuanto a distribución lo que se ha podido hacer hasta ahora.
Cualquier noticia o novedad se publica en nuestro facebook y twitter.


6. ¿Cuáles son los planes de Peepshow para lo queda de 2014? Suponemos que girar el nuevo disco por salas y festivales, ¿pero algo que podías adelantarnos? ¿Eventos importantes?
Antes de empezar a tocar en salas nos gustaría mover el álbum un poco más, así que hemos pensado esperar para la nueva temporada después del verano para empezar las presentaciones y poder preparar bien el directo.
No obstante, hasta que comiencen los directos esperamos tener alguna sorpresa en forma de video y nuevos singles.


7. ¿Creéis que el mundo digital va a acabar con el mundo de la música tal y como lo conocemos hoy? ¿Cuál es el futuro del músico?
De hecho el cambio yo creo que ya se ha producido. Se venden muy pocos álbumes físicos aunque siempre hay fetichismo. Por eso las entregas físicas deben tener un valor artístico añadido y una relación contenido/precio muy buena.
El concepto de discográfica tiene ahora sentido si esta participa apoyando al grupo en todas sus facetas, ya no solo con la producción del álbum si no elaborando giras, ejerciendo de promotores de los conciertos, distribuyendo merchandising, entradas, etc. como un servicio completo a la banda.
Por otra parte ahora existe la posibilidad de que un grupo pueda ofrecer su material desde su propia página web sin tener que estar distribuido por terceros o pasar por intermediarios, a excepción de los agregadores digitales o los grandes centros de música digital.
El futuro del músico pasa por la independencia, por gestionar su propia producción artística y siempre hay maneras creativas y atractivas de ofrecerla al público. De eso se trata.


8. Viendo el panorama del fin de semana en cada ciudad, con una grandísima oferta de conciertos, ¿es cierto que parece que hay una nueva era dorada de los directos?
Si, estoy de acuerdo y espero que sea una constante. Esto ha hecho que el nivel de calidad de las producciones en las salas también aumente.

9. ¿Cuál ha sido vuestro mejor momento/recuerdo en la música?
La verdad es que lo hemos estado viviendo todo con mucha intensidad pero sin picos claros por eso tampoco puedo resaltar ningún momento. El otro día empezamos a tocar las canciones del anterior álbum y comenzamos a tener flashbacks de todas las experiencias vividas pero como un conjunto de vivencias.
Está claro que tenemos grandes historias que poder contar en toda nuestra trayectoria pero que aisladas no tienen mucho sentido, es más todo en conjunto. Creo también que lo más importante podría estar por venir.


10. ¿Cómo es un día normal en la vida de un miembro de Peepshow?
Por las mañanas cada uno tiene su trabajo.
Yo soy un poco una excepción porque soy muy nocturno, siempre tengo cosas que hacer y prefiero trabajar con la tranquilidad de la noche. La verdad es que no hay ninguna rutina, cada jornada es un poco diferente. Vicent y yo nos reunimos por la tarde para preparar el directo de la nueva temporada y Carsten hace lo propio desde su casa en Dresde. Luego vendrá el momento de compactarlo todo con ensayos en conjunto y no sabemos si ensayaremos sólo en España o tendremos alguna sesión también en Alemania. Yo por mi parte quisiera aislarme en algún lugar nuevo este verano para componer nuevos temas.


11. ¿Tenéis alguna opinión de la actual situación económica y social de España y del mundo en general, que queráis compartir con nosotros?
En general creo que estamos pasando por una época de cambios, algunos para mejor y otros para peor. Creo que la conciencia de la gente está cambiando y parece que la clase política no es tan consciente de ello. Esta es una papeleta que tenemos que resolver como sociedad y confío en que con el tiempo pueda conseguirse. Que la política proteja y favorezca realmente a todos los ciudadanos, y cuando digo a todos me refiero también a las personas más desfavorecidas. Solo así podremos tener una sociedad en armonía.
No podemos exigir una sociedad culta si el capital sólo se preocupa de utilizar la incultura para hacer caja. Hacer las cosas sólo por dinero demuestra una gran incultura. Creo que estamos sobrevalorando demasiado el dinero.


MISCELÁNEA

¿Podríais recomendarnos...
...un libro?:
En el camino de Kerouac o El guardián entre el centeno de Salinger
...una película?: Buffalo 66 de Vincent Gallo o Factotum de Bent Hamer
...una canción?: Solo sabe trabajar de Nudozurdo o Ánimo valiente de León Benavente
...un álbum?: Rats de Balthazar
...un grupo o solista?: Rover como solista o Editors como grupo por ejemplo.
...una afición?: Ver pasar la ISS o hacer turismo social.

Muchísimas gracias por vuestro tiempo y enhorabuena por vuestro disco.
Muchas gracias Josechu, ha sido un placer.

Josechu Egido. Histéricas Grabaciones

Peepshow llegan a su tercer disco largo, un trabajo Supralumínico en pleno equilibrio entre el after punk made in ochentas y el pop luminoso surgido a principios de siglo. No transitan por el lado sencillo de la estructura, pero la mezcla les funciona.

Se nota que llevan tiros pegados y que saben lo que tienen entre manos.

Mr.Demo. Ruta 66

Peepshow son una banda valenciana formada por Uve Martínez (voces y guitarras), Carsten Ress (batería) y Vicente Bonillo (bajo). Ocho años son los que les ha costado que vea la luz “Supralumínico“, su tercer álbum, anteriormente habíamos conocido “Miss Thorazine y la gran comedia galáctica” (2002) y “Killy y los hombres estrella” (2006). El disco ha sido producido por Uve Martínez, grabado entre Granada y Valencia, y masterizado por Lorenz Vauck en Dresden.

Hemos escogido este disco para la reseña de esta semana, no sólo porque nos llegara al buzón, muchos otros también lo hacen y no los reseñamos, pero al leer la nota de prensa adjunta vimos que de él se han dicho cosas como:
“un disco para implicarse, zambullirse en la densidad sonora y descubrir nuevos matices en cada escucha“, “artesanía del siglo XXI“, “un disco que pide tu atención y te regala, a cambio, algunos de los mejores momentos sonoros nacionales del año“, “viaje caleidoscopio por visiones que nos sitúan de manera sutil en mundos paralelos a la realidad“…

Obviamente, tras este derroche de piropos nos sobraban las razones y nos picaba la curiosidad, así que no pudimos hacer otra cosas más que ponerlo en el reproductor, a un volumen generoso, tal y como nos recomendaban los amigos de Epsilide Records y empezar con el disfrute. Nos encontramos con un disco que huye de la monotonía y con temas muy diferentes entre sí, aunque siempre dentro del rock independiente. Un disco que pretende llevarnos a visitar otros mundos, universos basados en la ciencia-ficción, que a veces pueden resultarnos difíciles de entender pero nos atraparán.

Supralumínico empieza con “Cadáver” un tema que comienza siendo un medio tiempo pero que gana intensidad a medida que avanza y con unos loops de guitarras de esos que marcan. Por lo visto, “al final pueden salvarnos” y a nuestros oídos llegan unos toques de sinte que anuncian “Nuevas visiones”, una de nuestras favoritas.

El tercer corte “Policía secreta” comienza con el ritmo marcado por una guitarra afilada que se mantendrá durante todo el tema y que nos obliga a mover la cabeza aunque no queramos. Una crítica a una sociedad en la que somos constantemente observados al grito de “de pequeño se reían de ti, el chivato de la clase es ahora un secreta”. Seguimos la escucha y una voz robótica nos da la bienvenida a “Cryogenia” de Levante sociedad anónima al ritmo de la batería y un bajo insistente.

Llegados a este punto se inicia el “Fin del Mundo” y un sinte, simulando una máquina de quirófano, nos marcará el ritmo en todo momento. Un medio tiempo que desembocará en un final casi épico, en el que la intensidad aumenta y nos animan a despertar porque “hoy es el fin del mundo, hoy nos vamos a reír” pero tranquilos, no tiene porque ser malo, porque “cuando todo esto empiece seremos tan felices”.

A continuación, llega “Mi otro yo y yo” una historia sobre la bipolaridad que todos tenemos y el arrepentimiento que nos llega después de una explosión, claro que Peepshow va más allá y sueñan que “golpea su cara, le rompe las piernas y los brazos…” a su otro yo, bueno, supongo que cada uno expresa su rabia como quiere o como puede. La línea del bajo en este tema es perfecta!

En “Supralumínico”, tema que da nombre al disco, nos hablan de la existencia de “otro mundo infinito”, un mundo secreto en el que suenan guitarras acústicas y todo es relajado hasta que un haz supralumínico nos despierta, volviéndonos eléctricos y haciendo que la intensidad se vuelva casi insoportable. Volvemos a cambiar de tercio y un órgano marca el inicio de “El enigma de los azules”, todo parece muy onírico hasta que se le añaden los instrumentos y despertamos al ritmo de las baquetas de Casrten, y de repente, “es brutal la energía que ahora se expande” y que se mantendrá durante todo el tema.

Nos recuperaremos de este derroche de energía con “Naturaleza muerta”, un tema instrumental y que nos ha encantado. Pero la tregua durará poco, ya que el ritmo de “Somos invisibles” nos hará “descender al centro del universo”, un punto de no retorno donde “el tiempo se expande, el aire se oscurece” y sólo entonces, llega a “Irreversible”, el final del álbum.

Lucía Ibáñez Casas. Colectivo de Raro Proposito

El universo de Peepshow siempre ha estado rodeado de un halo de profesionalidad y pasión por el cuidado del producto evidente. No sabemos si ese celo es el que les ha llevado a editar tan sólo tres referencias largas desde finales del siglo pasado.

El proyecto liderado por Uve Martínez y Vicente Bonillo, al que se unió hace ya varios años Carsten Ress, ha gozado de un respeto especial, precisamente, propiciado por ese mimo con que suele tratar sus diferentes creaciones, tanto en el aspecto sonoro (faltaría más), como en el visual.

Aquel Miss Thorazine y la Gran Comedia Galáctica editado en 2002 por Criminal Records, y producido y mezclado por el propio Martínez (también ha prestado su sapiencia a proyectos como Sokolov) ya marcó algunas de las consignas a seguir por este ente rebozado de cierto grado de oscuridad: bases contundentes, guitarras peliagudas, sintetizadores que combinan lo dramático y lo rabioso… Ultravioleta o Epsilide destacaban sobremanera en un disco que no obtuvo relevo hasta 2006, justo cuando vio la luz Killy y los hombres estrella (Lunar Records), que a partir de piezas épicas como Koprotnik, o el propio tema que daba título a la criatura, siguieron contribuyendo a cimentar ese sendero de misteriosas baldosas.

Misterio alargado hasta nuestros días, precisamente, hasta la publicación de Supralumínico, a través de Epsilide Records, de nuevo, bajo la batuta total de Uve Martínez, que sigue rodeándose de sus fieles Bonillo y Ress, y cuyo invento, afortunadamente, continúa viviendo de un diseño gráfico de altura, envoltorio ideal para unos sonidos que identifican, de nuevo, una filosofía coherente.

Supralumínico huele a futurismo apocalíptico (Naturaleza muerta -Esperando a Godoy Frag. I-), a crudeza afilada vía guitarras luminosamente hirientes y etéreos sintetizadores (Somos invisibles), pero también a riff roquero más ortodoxo (Mi otro yo o Policía Secreta), a piezas esencial y épicamente ‘noventeras’ (Nuevas visiones), o a decadentes y agridulces mediotiempos (la emocional y dramática Cadáver, que abre el disco). Todo ello aderezado, en buena parte de los casos, por enigmáticos textos. Colaboran, en las voces, Mireia Pérez, Is Sahuquillo y Josep Zapater y la prueba audiovisual del sencillo extraído de este Supralumínico, El enigma de los azules, hace semanas que fue servida al respetable. Ha sido dirigida por David Arnal y Germán de la Hoz. Sin duda alguna, una digna y elegante manera de celebrar un retorno esperado.

César Campoy. Banda Sonora (Las Provincias)

Ocho años, que se dice pronto, es el tiempo que se han tomado Peepshow para retomar un proyecto que nos dejó como último episodio sonoro “Killy y Los Hombres Estrella”(2006). Ahora regresan con una renacida propuesta que se adapta a los tiempos que corren con una cuidada producción y presentación.

“Supralumínico” es el tercer trabajo de la banda, siguen siendo ellos, pero mostrando un trabajo mucho más compacto y rico de matices que sus predecesores.

Caminando a medio camino entre el pop y el rock, el álbum posee en su totalidad una atmósfera ocultista, ayudado por paisajes instrumentales y pequeñas dosis de épica. Algo que en ocasiones puede mostrarnos demasiada densidad en algunos temas.

Pero no todo son campos desiertos, también hay momentos más luminosos, la clave que hace que el titulo de este trabajo de sentido a esta experiencia musical tan sensorial y llena de tensiones encontradas. Vamos, lo que viene siendo un viaje musical en toda regla. Ese al que accedes por casualidad y de vez en cuando echas de menos.

Hagámosles caso. Apaga la luz y sube el volumen.

Temas a destacar: “Nuevas Visiones”, “Mi otro yo y yo”, “Irreversible”

Javier Román. Nos gusta la Música

Discazo impresionante, y cuando os digo que es impresionante, es porque realmente lo es, al menos a mí, a este flipaillo que os escribe le ha encantado! Tanto que he inaugurado una nueva sección en el blog llamada "Disco Recomendado del Mes"

Cuando su discográfica epsiliderecords me lo envió, me recomendó escucharlo de noche y a volumen generoso y acertaron de pleno.

Es un trabajo redondo, donde lo mejor que puedes hacer es escucharlo sin complejos, dejándote llevar, viajarás, te lo aseguro, a mí me ha llevado a finales de los 80's, al sonido after punk, me ha recordado a Bauhaus, a Joy Division, a Killing Joke, a un rollo que amo sobremanera y es que consigue a base de envolventes melodías lograr un sonido propio, distintivo y genuino.

Con letras que sin duda alguna son de lo mejorcito del trabajo, que se han de escuchar unas cuantas veces para sacarles todo el jugo. Guitarras oscuras completan un universo sonoro fabuloso.

Me han gustado los temas 2,3,5,6 y sobre todo los 1, 8 y 11 el temazo que cierra el disco. Prestad especial atención a la letra del tema Cryogenia.

Genuine Dao. Mi rollo es el indie

Tras una larga pausa, regresan, con el que consideran su mejor disco hasta el momento. Su aventura musical arranca en el año 1998 con una formación básica de guitarras, batería y bajo, y con el paso del tiempo introducen elementos sintéticos en su sonido que se asientan en una sólida base rock.

Su sonido nos recuerda a Lagartija Nick en su parte rítmica y a Digital 21 en su esencia electrónica. Además dentro de sus referencias se encuentran bandas internacionales como The Cure o Placebo.

"Cadáver", el corte que abre el disco, consigue pulsar el botón de alerta y dejar al oyente en expectación. Cogemos posición, dejando nuestros sentidos abiertos para recibir el universo sonoro de Peepshow. La cadencia, su armadura perfecta, envuelve a sus escuderos Uve Martínez (voces y guitarras), Carsten Ress (batería) y Vicente Bonillo (bajo), en brillantes composiciones. Dosis de alto voltaje que la misma banda nos recomienda en una escucha nocturna y a volumen generoso. "Nuevas Visiones" nos transporta a la escena granadina de los años noventa, en concreto, al sonido de Lagartija Nick, y deja un poso esplendoroso, gracias a la fuerza rítmica marcada por la batería y el bajo.

Sus letras usan un lenguaje encriptado capaz de transgredir lo políticamente correcto e ir contra la convención social a través de denuncias inteligentes que alcanzan la sublimidad en temas como "Policía Secreta" o "Cryogenia", en esta última la Voz Off a cargo de Mireia Pérez (Sokolov). De construir de forma épica también son sabedores y nos dejan cortes como "El fin del mundo", que hace estallar ritmos estelares desde su particular nave nodriza, donde Uve Martínez se erige como capitán. Talentoso y cargado de una personalidad arrolladora, nos regala a través de su imparable creación compositiva, corte tras corte, una de las obras a tener en cuenta en la escena valenciana en el 2014.

"Mi otro yo y yo" es en esencia un corte donde el pop y el rock se estrechan para dirigirse hacia una única dirección. Potente, con pegada e inmediato, idóneo para ser descargado en directo. Sin duda será muy bien recibido cuando tengamos la oportunidad de disfrutar del disco en sala. "Supralumínico", que da título al disco, recoge la esencia del sonido de este trabajo. Luz proveniente de luminarias y gigantes soles, con rayos eléctricos, que subrayan el contenido natural y artificial de sus canciones. Teclados, guitarras y fondos corales (a cargo de Josep Zapater) como hilos conductores, instrumentos que nos dejan caer en un visionario mundo. Utópica, poética y épica. La misma línea recorre "El enigma de los azules", cuyo vídeoclip ha sido realizado por por David Arnal y Germán de la Hoz.

La instrumental "Naturaleza muerta (Esperand a Godoy Frag. I)", escribe una excelente banda sonora, impregnada de misterio. Sugerente, atractiva y emocional. Tras su deleite, llegamos a los dos últimos temas del disco "Somos invisibles" e "Irreversible". Esta última cuenta con la colaboración de Is Sahuquillo en las voces al igual que lo hace en "Policía Secreta". "Y ahora atravesaré, ese punto de no retorno, irreversible, que yo no puedo ver, que yo no quiero ver. Y no podré volver". El viaje ha llegado a su fin, dejando latente en este tema y en otros como "Mi otro yo y yo", que el lirismo de Uve también viene repleto de una trascendencia vital. Luchas internas como protagonistas que describe a través de sus letras. El arte de la escritura, como arma de doble filo.

"Supralumínico" está grabado en Pandemonium Studios y KBYO Studios, producido y mezclado por Uve Martínez y masterizado por Loren Vauck en Xarc Mastering Studios. Su diseño gráfico y fotografía corre a cargo de Epsilide Graphics. Un disco crucial en la carrera de la banda, capaz de mantener un ritmo que no sufre de horas bajas, una tensión que nos acompaña durante todo su minutaje, gracias a guitarras ascedentes, baterías omnipresentes y una línea de bajo alejada del papel de acompañante, que se ensalza como un instrumento más.

Alquimistas, desde estas líneas recomendamos su escucha y que no dejéis pasar sus actuaciones en directo. Esperamos tener pronto fechas de presentación y poder degustar "Supralumínico" en su estado puro.

María Carbonell. Alquimia Sonora

'Supraluminico' es el titulo del tercer disco de Peepshow, combo valenciano con ya una larga trayectoria a sus espaldas. Llevo dos semanas enganchado a este disco y todavia no puedo desprenderme de él. Poderosamente adictivo! Rock moderno, adscrito a la Hermandad Oscura (influencias reconocidas de Interpol, pero tambien de Editors, el after-punk de los 80, e incluso... Motorpsycho!), compuesto, grabado y ejecutado con precision, intensidad y con capacidad de crear atmosferas y ambientes evocadores, paisajes sonoros sinuosos y estallidos controlados de tension. En una palabra: soberbios! apabullantes!

Si fueran extranjeros ya les estariamos lamiendo el culo, pero no, son de aqui al lado y cantan en castellano. Fuck It! Sin miramientos: el mejor disco de rock en lo que va de año. A must!

Enrique Tomás

De todo lo que he leído sobre el último disco de PEEPSHOW - "Supralumínico", una frase fue la que se subrayó en mi mente: "Un disco para sumergirse". Y qué grato confirmarlo como cierto. Sólo tienes que insertar el disco en tu reproductor y prepararte para bucear.

PEEPSHOW nos presentan un trabajo donde el sonido es fundamental. Un sonido elegante, sólido y atmosférico con influencias esenciales de la dark wave como Joy Division, Siouxie and the Banshees, Bauhaus, algo del pop británico más ambicioso de los Pulp, bases sólidas como nos proponían los Charlatans, y hasta referencias actuales como Interpol.

Pero no vayan a pensar que PEEPSHOW es un ejercicio de género. PEEPSHOW es algo nuevo y apuestan por su propio lenguaje. Un sonido depurado de estética exquisita con una percusión bien definida, bassline ejemplar, teclados de ascensión y guitarras bien puestas en su sitio que saben entrar cuando toca, engrandeciendo el conjunto y creando una forma de expresión nueva que nos hace disfrutar de la música como una gran experiencia. PEEPSHOW experimentan con sus ideas en la música y nos regalan espléndidos momentos de pop rock, así como unas estructuras cambiantes que se abrazan y se transforman a sí mismas en un pulso constante. Comprueben que PEEPSHOW es una experiencia tan personal como capaz de conectar con su público. Y por favor, sumérjanse, porque a todos nos gusta viajar.

"Supralumínico" de PEEPSHOW ya está disponible en formato físico. Y no podría acabar esta reseña sin hacer especial mención a su exquisita producción, así como también a su elaborado y cuidado trabajo de diseño del disco.

Lee Korrigan. Sonatta Magazine

Aunque el trío Peepshow llevaba desaparecido desde 2006, su retorno tiene sentido. Cultivaron antes que muchos un rock denso y de tintes metafísicos que ahora ha encontrado hueco propiciado por el éxito de Interpol, Editors o The National, y que vuelve a ser el leitmotiv de Supralumínico, su tercer larga duración, donde también conservan formación de antaño, siempre con Uve Martínez (que no ha estado parado: produjo a Sokolov) al frente del proyecto.

Eduardo Guillot. Cartelera Levante EMV

Peepshow es un grupo valenciano formada por Uve Martínez (voz, guitarras), Carsten Ress (batería) y Vicente Bonillo (bajo). Tras Miss Thorazine y la gran comedia galáctica (2002) y Killy y los hombres estrella (2006), la banda acaba de publicar su tercer álbum, Supralumínico.

El disco ha sido producido por Uve Martínez, grabado entre Granada y Valencia y masterizado por Lorenz Vauck en Dresden.

En el sonido de Supralumínico hay ecos del after punk (Joy Division, Siouxie and The Banshees, Bauhaus), del pop británico (Pulp, The Charlatans) y referencias actuales (Interpol, Editors). Un álbum intenso y, a la vez, atmosférico y evocador.

Vicente Bellmunt. Zona Musical

Peepshow vuelve a escena tras un hiato excesivamente largo. Porque los necesitamos. Su nuevo disco, Supralumínico es un viaje caleidoscópico por visiones a veces delirantes, a veces hermosas, en ocasiones cósmicas y por momentos esotéricas que nos sitúa de manera sutil en mundos paralelos a la realidad, invitándonos a explorar de manera activa otra manera de ver las cosas.

Somos invisibles desciende al centro de un universo emocional para sumergirnos en la necesidad de explorar lo más profundo de nuestra psique: “Somos científicos invisibles,/sin botón de pánico./El peligro ahora eres tú.” Policía Secreta ofrece un alegato desencantado contra la sociedad de la vigilancia electrónica rebuscando en memorias infantiles que casi todos ya hemos olvidado. Cryogenia se presenta como un ataque a la absurda burocracia de la sociedad actual llevándonos a un futuro robotizado que se parece demasiado al momento presente: “Si usted no es responsable legalmente del paciente/no podemos aceptarlo./Si el paciente no está afiliado a nuestra organización,/ si el cerebro tiene autopsia, o si ya ha sido enterrado, no podemos aceptarlo.” Fin del mundo es un irónico cuento tenebroso y apocalíptico en el que la reciprocidad se torna destrucción. Mi otro y yo se sitúa entre El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde y William Wilson de Edgard Allan Poe para relatar la historia de un individuo con personalidad múltiple que no puede escapar a su propio yo plural: “Sueño que alcanzo su cuello en mis manos / y aprieto hasta que le revientan los ojos,/ golpeo su cara, le rompo las piernas y los brazos, / y lo escondo atado en mi armario./ Me suplanta”. El tema que da título al disco, Supralumínico, es quizá la cumbre creativa del mismo. Nos adentra en un mundo secreto que los acordes de una guitarra nos prometen de manera pausada en un inicio para, poco a poco, vertebrarse por unos vericuetos rítmicos sorprendentes.

Supralumínico huye de la monotonía, es un disco de rock versátil, exquisito pero también fresco y sorprendente. Es, en definitiva, un tour de force que traza múltiples caminos por paisajes mentales y sonoros a los que nos invita entrar. Y no debemos obviar tal invitación. Se descubren demasiadas cosas para ignorarla.

Vicente Rodriguez Ortega. Verdades del plebeyo.

Tras casi ocho años de silencio, Peepshow reaparecen en escena con Supralumínico, un tercer largo que rememora los mejores momentos de sus discos anteriores. Pop de guitarras arropado por sintetizadores asépticos que cortan el ambiente como cuchillos. El imaginario onírico de Uve Martínez omnipresente en el contenido total de una obra que borda con un arte que parece inspirado en la fotografía floral de Araki Nobuyoshi.

Un disco para implicarse, zambullirse en esa densidad sonora y descubrir nuevos matices en cada escucha. Artesanía digital de este siglo XXI.

Juan Limousine. The Water Tapes

Un trabajo que coincide con el cambio de sello discografico a “Epsilide Records”.

El grupo lleva en activo desde 1998 cuando Uve Martínez y Vicente Bonilla unen su creatividad en Valencia. Apartir de ahí graban varias maquetas y empiezan a repartirlas entre los círculos de gente conocidos. Aparte en aquella época se presentaron al Circuit de Rock de la Generalitat Valenciana mientras su música sigue evolucionando.

Poco a poco, van introduciendo sonidos sintéticos, así se aprecia en su primer trabajo en 2002 titulado “Thorazine”. Cuatro años mas tarde, editan su segundo trabajo “Killie y los hombres estrella”.

Con este nuevo trabajo “Supralumínico”, el grupo se vierte en una crítica a la burocracia social, y con sus letras intentan concienciarnos acerca de la sociedad donde vivimos, siempre desde un punto de vista positivo, mirando hacia un mas allá con referencias a Oscar Wilde y Edgar Allan. Rock Versátil, que huye de la monotonía, que se edita tras ocho años de silencio. Pop de guitarras arropados con sintetizadores asépticos.

Eduardo López Rodríguez. La zona oscura

"No hemos vuelto. Nunca nos fuimos.", como demuestran Peepshow con su nuevo álbum 'Supralumínico'. 11 temas que mantienen las constantes de estilo, llevándolas un paso más adelante, hacia una producción más acorde con el indie/alternativo que se crea ahora en Europa. Emoción y pasión por el detalle, letras más cercanas que vuelven a la ciencia-ficción como metáfora del presente. Canciones coreables cómo su adelanto 'Nuevas visiones' que podemos escuchar desde el pasado otoño en stream o 'Policía Secreta' y 'Mi otro yo y yo'. Intensidad progresiva, como en el tema que da título al álbum: 'Supralumínico', 'El enigma de los azules' (acompañado por un art-videoclip dirigido por David Arnal y Germán de la Hoz), 'Fin del mundo' o 'Naturaleza muerta (Esperando a Godoy Frag. I)', canción que rivalizará con clásicos del grupo como 'Ciudad invisible' para cerrar con épica sus esperados conciertos. Y no dudan en endurecer su sonido si con ello ganan en emoción: 'Somos invisibles'.

Un disco que pide tu atención y te regala, a cambio, algunos de los mejores momentos sonoros nacionales del año.

Roberto C. A. G. Plasticinemag

KILLY Y LOS HOMBRES ESTRELLA

“…Killy y los hombres estrella expresa la dimensión urbanita del Pop agrio y cautivador en un brutal segundo álbum. Sólo se me ocurre dar la enhorabuena a quien tenga la suerte de escucharlo.”

Juan Vitoria. Los 39 sonidos

“...Un álbum con rasgos de gran obra, con ese aire conceptual pero alucinado que tienen ciertos discos de Spiritualized...Tienen canciones, tienen electricidad, tienen ideas y saben cómo plasmarlas de un modo atractivo...”

Rafa Cervera. Primera Linea

“…Peepshow pueden presumir de haber entregado un disco que les reafirma como una de las propuestas más sólidas y aprovechables del actual rock independiente...”

Daniel Grau. El País CV

“…de los mejores grupos de la escena actual en la ciudad levantina: Una obra muy cuidada, tanto en el libreto, donde cada canción tiene un concepto gráfico independiente, hasta la estructura musical, muy redonda. Un disco, en suma, para quien le guste emocionarse con la música.”

Juan Antonio Huertas. Freek! Magazine

"...A lo largo de la vida uno se va encontrando con discos, libros, películas y otras piezas de arte que lo cautivan y llegan a formar parte de su existencia. Es difícil explicar el porqué pero ahí están para acompañarnos para siempre. Reconozco que esto es lo que me ha pasado a mi con Peepshow y Killy... Si ya mi primera toma de contacto con la música de Peepshow fue algo especial, su anterior obra: Miss Thorazine y la gran comedia galáctica, que descubrí tardíamente en el 2004, me dejó sorprendido y abrumado: intensidad, emoción, letras-poesía personal, ciencia-ficción, sinfonismo, oscuridad, filosofía, ¡y cantado en español!
Su evolución en este disco es notable en la consecución de un sonido y universo literario propio. Sin confundir intensidad con grandilocuencia, su sonido se puede encontrar entre el sinfonismo bien entendido (esos arreglos y los preludios), reconocidas variadas influencias (las bandas de los primeros 80, el Bowie desde Marte,...) y la reflexión y experimentación. 14 canciones que forman un todo que exige al oyente escuchar desde dentro, desde las entrañas.”

Roberto C.A.G. Plasticinemag

“…Peepshow da una vuelta de tuerca y se reinventan a si mismos con un resultado más que notable… textos geniales e imposibles, sobrios y elegantes, el pop y el rock eclosionan de forma magistral, adornados por una colección de sonidos electrónicos e imágenes que se han convertido en un guiño habitual del grupo. Sabrás por qué Peepshow son una de las mejores bandas de rock de este país en la actualidad.”

Arcfire. Una piel de Astracán

“…su combinación de pop rock se podría definir con el adjetivo cósmico. Las distorsiones y los conceptos de retrofuturismo de su segundo trabajo logran una música que merece la pena ser escuchada y analizada al detalle, porque su composición atrae al oyente con las atmósferas que crea.”

Raquel Gras. Suplemento Escenarios. El mundo

“Es lo que hace PeepShow, una banda que ya sorprendía por sus melodías compactas y cargadas de pop sugestivo y sugerente. La realidad es que van más allá del pop, con inmersiones en el post rock… "Killy y los hombres estrella" tiene unidad temática y compositiva, camina en los crescendos intensos de uno a otro tema, cargando las pilas a las neuronas de quienes lo escuchan.”

J. E. Gómez. Indyrock Magazine

“…se aprecia el tesón y el enorme trabajo que ha permitido darle cuerpo a su propuesta de pop-rock con tintes electrónicos…”

Roger Estrada. Aygolive.net

“…Un compacto sin fisuras, lleno de trascendencia. Una espiral de melodías bien enlazadas, estribillos efectivos, ambientes oníricos… atrapan con sus pasajes desenfrenados, apasionados y galácticos. En definitiva, catorce cortes -incluídos interludios- que dan forma a un compacto versátil y brillante.”

Raúl Serrador. Mondosonoro

“…Dos álbumnes acogidos con satisfacción por público y crítica, además de su trabajo en directo, son el aval de esta banda que propone viajes astrales gracias a la escucha de sus canciones.”

F-MHop. La Factoría del Ritmo

“...su música no solamente refleja la esencia británica, también hay posos y guiños a bandas patrias...”

Rafa García Moreno. Sonic Wave Magazine

“…Killy y Los Hombres Estrella evoluciona bajo el marco de la conceptualidad, para concebir un bello paraje que concluye bajo el influjo de Koprotnik y la densidad de Sinfonía 3000.”

Juan A. Pardo. SDRwebzine

“…Pop elegante y exquisito, ya que tras unas partes vocales se esconde una musicalidad que te lleva desde las guitarras más desgarradoras, unas voces descarnadas, unos coros líricos y una electrónica colocada en el momento adecuado. Todo esto hace que el cd sea de lo más completo que he escuchado recientemente, me ha gustado y lo he colocado como uno de mis discos de cabecera aunque para la ocasión se han superado. Altamente recomendable.”

Manuel Doval. Valladolidwebmusical.org

”…Killy y los hombres estrella es un trabajo más compacto que su predecesor, visto como obra total. Dentro del todo sobre la individualidad, siempre hay temas que brillan por encima del resto. Es el caso de 'Koprotnik' y el trío 'Ventana Amarilla', 'Sin título' y 'El fantasma de Shiubari' (cruces de indie-rock, tensión rítmica after-punk y dicción glam). Como interesante descubrimiento queda el instrumental de cierre ('Sinfonía 3000'), muy próximo al Bowie amigo de Brian Eno.”

Mikel M. Sanz. Avantfolk E-zine

“…Uve Martínez compone todos los temas, produce, mezcla, canta y toca la guitarra en un disco por concepto y resultado fantástico.”

Hugo Fernández. La Higuera.net

Peepshow han logrado reconducir su carrera con Killy y los hombres estrella, un segundo Lp que pone nuevamente en circulación su rock intenso y melodramático. Un disco cuidado en el interior y en el exterior, salpicado de arreglos de piano, cuerda y viento.

Eduardo Guillot. Diario Levante - La Cartelera NEO

“…si a esta superposición de virtudes sonoras y literarias le superponemos una cuidada presentación, en la que las letras y créditos se dan la mano con un trabajo gráfico sencillo pero expresivo, hay que recomendar que quien reconozca el paisaje descrito como propio se haga con este trabajo.”

Héctor Fouce. LaNetro

“…esta es la válvula de escape para Uve Martinez, quien da rienda suelta a todas sus interioridades en las letras…reconociendo el esfuerzo de una banda que crece por momentos.”

Carlos Ciurana. Caja de ritmos Webzine

“…el histrionismo de la voz de Uve, líder, guitarra y vocalista, el alma y el pegamento de notas y personas. Es excesivo e impredecible, hermético, y es posible que a veces hasta insufrible… Ahora que Bunbury está acabado, podría ocupar su trono con facilidad, y seguro que su reinado nos daría bastantes más satisfacciones y sorpresas…”

Julián Callejo. Zona Musical

MISS THORAZINE Y LA GRAN COMEDIA GALÁCTICA

`Super Ego´, el último tema de este disco, es un ejemplo, ya en su título y en su epílogo, de la falta de complejos, el atrevimiento y el amor por el exceso de esta joven banda. (Pen)últimos cronistas de la odisea espacial como forma de viaje emocional e íntimo, Peepshow han grabado un ambicioso, largo y muy interesante álbum, `Miss Thorazine y la Gran Comedia Galáctica´ , con el que se unen a una larga tradición de bandas que han querido sonar (algunas incluso lo han logrado) como la última banda sobre la tierra. Una obra que, articulada como un cabaret lunar, tiene como escenario galaxias rodeadas de tinieblas y las tinieblas que rodean a la tierra, y que gira en torno a varios terrores cósmicos (las ecuaciones indescifrables de `Plan B´; el pánico de una chica frente al cosmos en `Miss Thorazine´ o la reflexión épica de `Fotones´). Un excesivo, desconcertante disco de pop, de variados registros (oscuro, a veces oscurísimo en `Intercepción Mantisa´ o `Área 175´; nostálgico en `Epsilide´), que abunda en construcciones manieristas, barrocas o delirantes (el piano suspendido de `Presagio´, los más de seis minutos teatrales de la estupenda `Almazul´) y que incluye una joyita como `Gran Comedia Galáctica´ , canción de taberna donde, inesperadamente, se dan la mano Kurt Weill y Arthur C. Clarke, y que resume a la perfección esta especie de tratado sobre sadomasoquismo escrito en clave de ciencia ficción.

Fernando Navarro. IndyRock.

Agradecido y emocionado, queda uno tras la escucha del debú en largo de Peepshow. Y debería añadirse el adjetivo sorprendido. La crítica, en su primer estadio de aproximación, debe ser un ejercicio de escepticismo para no incurrir en encumbramientos prematuros. Pero Miss Thorazine y La Gran Comedia Galáctica desarma toda reserva a primera escucha. Lo primero que sorprende es que tratándose de una recopilación de temas ya aparecidos en las lujosas maquetas de la banda valenciana, suene tan coherente y homogenea. La herencia del Bowie de Ziggy Stardust, tan influyente en muchísimos sonidos actuales, hermanada con una puesta al día, recorre el disco sin que suponga un demérito para una banda que sabe hacer homenaje sin rendir sus propias armas. Samplers bien elegidos, imaginería moderna y contemporánea, una producción brillante y un diseño elegante y cuidado completan un disco interesantísimo que debería ser capaz de situar a esta banda mas allá de las fronteras provinciales.

Jota Martinez Galiana. Mondosonoro.

Y ocurre que los que llegan: a) o creen mucho en lo que hacen, o b) son buenos y el tiempo les pone en su lugar. En el caso de estos tres chicos se da la circunstancia de que reúnen ambas condiciones. Son buenos y creen en lo que hacen. Y tras una serie de maquetas - seis en total, EP Epsilide incluido - ha visto la luz su gran salto Miss Thorazine y La Gran Comedia Galáctica. Un cd que contiene trece canciones - más un bonus track que es una auténtica delicia, por cierto - recuperadas de anteriores trabajos no oficiales. Temas como Fotones, en el que la colisión de extraños astros musicados, termina por estallar formando una nueva galaxia de crujidos estelares en una rara e hipnótica armonía que ya no puedes dejar de volver a escuchar. Desazón, inquietud, decadencia, descargas de energía, electricidad, melancolía. Toda una propuesta que merece un paro en el camino para aspirar este soplo de aire fresco tan necesario ultimamente. Tras el esfuerzo que supone una andadura por los backstages del espacio, reciclando sonidos cósmicos, su máquina pornoscópica merece ser exhibida con todas las grandezas que el respetable les procure.

Rafa Gassó. El Mundo

Valencianos, pop, tres, galácticos, intrigantes, electrónicos, soñadores, lujuriosos, estelares. Peepshow, ese término que define una pequeña mirilla a través de la cual pueden verse imágenes o personas en situaciones principalmente eróticas es también el nombre de un trío que navega con la música para bordear los espacios siderales del pop mas subyugante, con reminiscencias de la mejor imaginería de los ochenta. “Algo está pasando, algo delirante, no es ciencia ficción, es el superego” Esto es tan sólo una frase de las muchas que se destilan en este vitriolo sonoro, en esta caja de sorpresas narcótica, en esta comedia galáctica.

Javier Herrero. El Periódico de la Publicidad.

Con más de cinco años de carrera y varias maquetas autopublicadas, Peepshow han conseguido publicar su disco de debut oficial en la discográfica valenciana Criminal Records. Grabado en el mismo local de ensayo, el disco (producido y mezclado por el grupo) es en realidad una reafirmación de sus viejas canciones. 'Miss Thorazine y la gran comedia galáctica' contiene canciones de sus dos últimas maquetas en formado ep 'Gran comedia galáctica' y 'Thorazine' (ambas del 2001), así como algún tema de maquetas anteriores. Con una formación clásica de trío (bajo-guitarra-batería), los valencianos Peepshow se sobran para engendrar un tejido complejo y barroco, adornado con detalles electrónicos, sin pecar en exceso de los mismos. Un punto clave para poder situar el sonido del disco es la oscuridad, no muy alejada de las sombras del after-punk con querencias góticas (The Cure, Bauhaus). De ahí a bandas más recientes y similares en sonido, que han bebido de las mismas fuentes, hay un paso (Placebo, Muse, Lagartija Nick...). Así, 'Miss Thorazine' no anda lejos de unos Muse extirpados de su peor parte, los épicos e insufribles solos de Matthew Bellamy. 'Intersepción Mantisa' nace con una base electrónica casi drum'n'bass sobre la que se superpone una batería real y un juego de guitarras calma/estallido con una preciosa coda final que nos pone en aviso sobre otro punto clave para definir el sonido del disco: el glam de Bowie (guitarra acústica de rasgueo entrecortado sobre fondo de cuerda). 'Epsilide' y 'Almazul' (mi canción favorita) continúan en esa senda, con la revisión que en los '90 dieron del glam algunas bandas del brit-pop, sobre todo los Suede del periodo Suede/Dog Man Star (los mejores Suede). Las guitarras, la sensibilidad y los arreglos emotivos vuelven a aparecer posteriormente en 'Gran comedia galáctica', otra canción muy Brett Anderson. 'Área 175' es otra de las canciones a destacar, por su pegada inmediata y por sus precisos Cambios de ambiente. El cuidado diseño del libreto interior, abundante en fotos y con los textos de las canciones, ponen la guinda.

Mikel Martínez. La Caja del Diablo.

KIT DE PRENSA

Press Kit(.pdf)
Histórico de Prensa(.doc)

PORTADAS

PEEPSHOW Dios de España EP FrontDios de España EP Front (.zip)
- Dios de España - Hi Res RGB (screen)
- Dios de España - Hi Res CMYK (print)

PEEPSHOW Supralumínico LP FrontSupralumínico LP Front (.zip)
- Supralumínico - Hi Res RGB (screen)
- Supralumínico - Hi Res CMYK (print)

PEEPSHOW Killy y los hombres estrella LP FrontKilly y los hombres estrella LP Front (.zip)
- Killy y los hombres estrella - Hi Res RGB (screen)
- Killy y los hombres estrella - Hi Res CMYK (print)

PEEPSHOW Miss Thorazine y la Gran Comedia Galáctica LP FrontMiss Thorazine y la Gran Comedia Galáctica LP Front (.zip)
- Miss Thorazine y la Gran Comedia Galáctica Front - Hi Res RGB (screen)
- Miss Thorazine y la Gran Comedia Galáctica Front - Hi Res CMYK (print)

FOTOGRAFÍAS

PEEPSHOW FotosDDE Promo (.zip)
- PEEPSHOW Promo (.tif) - Hi Res (print)
- PEEPSHOW Promo (.jpg) - Mid Res RGB (screen)

VIDEO

El enigma de los azules video miniatureEl enigma de los azules - Hi Res Video (1,39 Gb)
Format: QuickTime (.mov) · Codec: H264 · Resolution: 1920 x 1080
Aspect: Square Pixels · Frame Rate: 25 fps · Data Rate: 33800 kbps
Scan: Progresive · Audio: 48000 Khz / 16 bits Stereo
El enigma de los azules video miniatureEl enigma de los azules - Mid Res Video (360 Mb)
Format: QuickTime (.mov) · Codec: H264 · Resolution: 1920 x 1080
Aspect: Square Pixels · Frame Rate: 25 fps · Data Rate: 8000 kbps
Scan: Progresive · Audio: 48000 Khz / 16 bits Stereo
El enigma de los azules video miniatureCadáver - Hi Res Video (1,1 Gb)
Format: mpg4 · Codec: Video Minconcept H.264 PAL 1920 x 1080
Aspect: Square pixel · Frame rate: 24 fps · Data rate: 32.0 Mbps
Scan: Progresive · Audio: AAC 44 Khz 16 bits Stereo 256 Kbps
El enigma de los azules video miniatureCadáver - Mid Res Video (367 Mb)
Formato : mov · Codec: Quicktime H.264 1920 x 1080
Aspect: Square pixels · Frame rate: 24 fps · Data rate: 11.4 Mbps
Scan: Progresive · Audio: PCM 48 Khz 16 bits Stereo



CARTELES

PEEPSHOW Supraluminico Display A3Supralumínico A3 Display (.zip)
- Supralumínico A3 Display - Hi Res RGB (screen)
- Supralumínico A3 Display - Hi Res CMYK (print)

inicio inicio
video video
discografiadiscografia
archivo

INICIO

VIDEO

DISCOGRAFÍA

ARCHIVO

POLAR Records

producciones@epsilide.com

Epsilide Records mail Youtube bandcamp facebook twitter